RECOMENDACIONES PARA PRACTICAR DEPORTES EN AMBIENTE CALUROSO

 

El verano es una época del año en la que hay una parte de la población que realiza más actividad deportiva, a veces, por primera vez, en otras con mayor dedicación y, en ocasiones, si preparación ni conocimientos adecuados, lo que tiene como consecuencia el incremento de las enfermedades provocadas por el calor, como calambres musculares,
deshidratación, agotamiento por calor ygolpe por calor.
El ejercicio realizado en ambiente caluroso, y especialmente si hay un índice elevado de humedad, obliga al organismo a poner en marcha mecanismos para impedir que la temperatura corporal aumente, lo que es muy peligroso para la salud. Se produce un aumento del flujo circulatorio en la piel y el trabajo del corazón para favorecer la sudoración que es la forma en la que se controla la temperatura corporal excesiva. Además, se produce una deshidratación de líquidos y electrolitos que se pierden por el sudor.
Para evitar que esta la práctica de deporte en calor resulte peligrosa, se deben seguir las siguientes recomendaciones:
-La habituación al calor disminuye el riesgo de tener problemas relacionados con el calor. Los deportistas que se desplacen a zonas más calurosas de su ambiente habitual, deben viajar unos días antes de competir para habituarse a las condiciones ambientales. Si no hay
competición, el deportista debe acomodar su programa de entrenamiento de forma gradual para habituarse progresivamente a las temperaturas altas.
– Hay que hidratarse adecuadamente, antes, durante y después del esfuerzo, reponiendo las pérdidas de agua y electrolitos, y de hidratos de carbono en prácticas deportivas de más de 60 minutos de duración.
-No realizar deporte tras comidas copiosas.
-No practicar deporte tras el consumo de bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que pueden provocar deshidratación.
-No se debe practicar deporte en las horas de máxima acción solar, siendo mejor hacerlo en las primeras o últimas horas del día.
-En caso de realizar deporte en presencia de sol, es conveniente utilizar protectores, gorra y prendas holgadas y transpirables.
-En actividades programadas (campamentos infantiles y juveniles, colonias y campus deportivos de verano), se deben suspender las actividades físico-deportivas (carreras de larga distancia, marchas, excursiones, etc.) en caso de que las condiciones meteorológicas sean desfavorables (calor, ausencia de viento y humedad importantes).
– En las competiciones, se deberían prever modificaciones horarias para evitar las situaciones meteorológicas desfavorables.
-Es especialmente importante seguir las recomendaciones realizadas en los siguientes casos:
oNiños y ancianos.
o Personas con sobrepeso u obesidad.
o Pacientes con enfermedades cardiovasculares.
o Pacientes en tratamiento con diuréticos o vasodilatadores.
o Personas que han tenido enfermedades producidas por calor.
o En general, pacientes con enfermedades crónicas.
o Personas con enfermedades/infecciones agudas.
Haga de su práctica deportiva un acontecimiento placentero, satisfactorio y
sin riesgos para su salud. DISFRUTE HACIENDO DEPORTE PARA SU SALUD.
Anuncios

Recomendaciones podológicas para el deportista

  • Realizar un estudio biomecánico del aparato locomotor
Es fundamental para conocer el tipo de pie y pisada que tenemos, de ello depende la calidad de nuestros apoyos y desplazamientos. Los deportistas profesionales se someten a esta exploración que ayuda a prevenir lesiones y optimizar el rendimiento deportivo.
  • Usar el calzado correcto.
La prescripción de un determinado calzado deportivo debe partir del estudio biomecánico, peso del deportista,actividad física que realiza, tipo de entrenamiento y superficie por la que discurre el mismo.
  • Acudir al podólogo periódicamente.
El objetivo es examinar el estado global del pie.
  • Si necesitas algún tipo de soporte plantar “plantillas”, el podólogo es el profesional capacitado para realizarlo.

La mayor parte de las lesiones del deportista vienen det erminadas por alteraciones estructurales del pie, creando tensiones y compresiones en rodilla, cadera y columna vertebral. Utilizar calcetines técnicos. Te ayudará a eliminar el exceso de sudor y prevenir la aparición de ampollas, igualmente, el uso de medias compresivas te ayudará a oxigenar tus gemelos,mejorar la circulación de retorno y optimizar el rendimiento deportivo.

  • Hidratar los pies periódicamente.
Al menos dos veces a la semana y preferiblemente por la noche. Conviene utilizar cremas hidratantes evitando los espacios interdigitales y siempre mediante un ligero masaje en sentido ascendente hacia las rodillas.
  • Mantener una higiene adecuada.
Hay que lavarse los pies todos los días con jabón ph neutro, cuidando el secado de los mismos para evitar infeccionespor hongos.
  • Nunca ir descalzo en las zonas comunes de la piscina o el gimnasio.

Por el riesgo de padecer infecciones comohongos y papilomas.

Fuente: SEPOD

Recomendaciones para el Deportista por la Sociedad Española de Podología

 

QUÉ HACER CUANDO ESTÁS APAJARADO

Es una vieja conocida de todos los que montamos en bici. Temida y silenciosa, aparece sin avisar y nos deja fuera de combate, sin golpe de pedal. Aunque podría parecer malvada, incluso despiadada, en realidad nos está protegiendo de un mal mayor. En efecto, hablamos de lo que fisiológicamente se denomina como hipoglucemia y coloquialmente conocida por “la pájara”. Cuando llega es que nuestras reservas energéticas ya están vacías.

La sensación es extraña; de manera inesperada, sufrimos una disminución brusca de nuestra energía. Sentimos que nos pesan las piernas, nos cuesta sacar la fuerza y motivación suficientes para mantener el ritmo e incluso se nos nubla la vista. El Tío del Mazo (ser mitológico del mundo ciclista) golpea normalmente en pruebas largas, con numerosos puertos de montaña o zonas de gran exigencia que, acompañadas de meteorología adversa (tanto calor como frío) y una elevada altitud, ponen el cuerpo al límite del esfuerzo. Pero ¿por qué ocurre?

Las causas

Cuando llegamos a una situación de hipoglucemia, los motivos pueden ser diversos. Veamos cuáles son para poder identificarlos y tratar de evitarlos:

1. NIVEL Y EXPERIENCIA DEL DEPORTISTA.

Nuestro cuerpo gasta a un ritmo determinado las reservas energéticas (hidratos y grasas, principalmente). Este nivel de desgaste lo determina la velocidad o intensidad a la que hagamos la prueba o entrenamiento y que será particular para cada ciclista dependiendo de su nivel y experiencia principalmente. Los ciclistas con mayor nivel de condición física son más eficientes en su gasto, además de poseer unos depósitos de energía (glucógeno) mayores y capaces por tanto de retrasar la aparición de la pájara. Los que tengan peor nivel físico, generalmente, llegan antes al agotamiento y deberán, por tanto, tener más precauciones para evitarlo.

2. LOS DEPÓSITOS DE GLUCÓGENO.

La reserva de glucógeno (niveles de hidratos almacenados en el hígado y la musculatura) vendrá determinada como acabamos de apuntar por los años que llevemos practicando ciclismo, el tipo de
entrenamiento realizado pero también la estrategia nutricional que hayamos seguido en los días previos a la prueba. Por tanto, si afrontamos el esfuerzo con una mayor reserva acumulada, retrasaremos la aparición de una pájara rodando a una misma intensidad.

3. ALIMENTACIÓN EN COMPETICIÓN.

La alimentación durante la prueba es uno de los aspectos más importantes. Por cada hora de ejercicio, debemos ingerir suficientes hidratos de carbono como para retrasar el consumo de las reservas de glucógeno; esto evitará que nuestro cuerpo quede debilitado por unos niveles demasiado bajos de glucosa en sangre y que dan lugar a la ya comentada hipoglucemia o pájara..

4. LA HIDRATACIÓN.

No olvidar la hidratación para mantener la temperatura corporal dentro de los límites óptimos para nuestro organismo. Esto hará que el consumo de glucógeno no se vea acelerado, pues ante temperaturas corporales elevadas, el consumo de glucógeno se incrementa.

Compensar bebiendo los efectos de la sudoración asegura que nuestro cuerpo pueda mantener también todas sus funciones vitales a niveles adecuados. Intentaremos por tanto anticipar la sensación de sed para así mantener una correcta hidratación durante la prueba y contribuir así a que la pájara no nos afecte o, al menos, retrasar su aparición

Fuente: http://www.solobici.es