El peligro de la “fiebre” por el deporte sin preparación

Los especialistas reunidos este jueves en Valencia en la Jornada sobre Dolor en las Articulaciones han señalado que “no existe un deporte perfecto” para mitigar este tipo de dolencias y han advertido sobre el peligro de “la fiebre por hacer deporte sin preparación”, si bien han insistido en la importancia de realizar actividad física en estos casos y “no optar por el sedentarismo como erróneamente se podría pensar”.

Así lo ha planteado el doctor José de Andrés, jefe del servicio de Anestesia, Reanimación y Tratamiento del Dolor en el Hospital General de Valencia, en el simposio que ha dirigido junto al científico Santiago Grisolía –presidente del Consell Valencià de Cultura (CV)– y que ha reunido a expertos de toda España, según ha informado en un comunicado la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados (FVEA), organizadora y sede del evento.

En su intervención, el doctor valenciano ha señalado que el dolor de las articulaciones es “de altísima prevalencia en nuestra sociedad” y que afecta a gran parte de la población por dos motivos, uno de ellos “el envejecimiento de la población que supone una degradación de las superficies articulares”

Paralelamente ha apuntado como causa que en la actualidad “se vive la fiebre de hacer deporte sin una preparación adecuada para que el cuerpo tenga un desarrollo biomecánico correcto”.

Asimismo, De Andrés ha asegurado que “la mayoría de especialistas defienden que  NO HAY UN DEPORTE PERFECTO PARA TODO EL MUNDO”, al tiempo que “insisten en remarcar la IMPORTANCIA DE QUE SE BUSQUE EL CONSEJO PROFESIONAL ANTES DE REALIZAR UNA ACTIVIDAD“.

GENTE QUE “CORRE Y SUFRE”

“Correr es saludable pero depende de para quien”, ha resumido el doctor del Hospital General, que considera que esta práctica deportiva “puede ser recomendable para algunas personas y en algunas circunstancias”. De hecho, ha indicado que “se ve a mucha gente que está corriendo y sufre o incluso está riesgo cuando podría hacer otra actividad más adecuada”.

Con todo, ha subrayado que los expertos defienden que, para mejorar los dolores en las articulaciones, “es adecuado realizar algún deporte, siempre previo consejo médico, y no optar por el sedentarismo como erróneamente se podría pensar”.

 

Fuente: http://www.sabervivir.es/salud-al-dia/noticias-de-salud/el-peligro-de-la-fiebre-por-el-deporte-sin-preparacion

Anuncios

PRUEBA DE ESFUERZO, la clave para hacer deporte con salud

Volver al gimnasio o a practicar deporte. Éste es uno de los propósitos después del verano o de las navidades, en las que se abusa de la comida y de la bebida y buena parte de la población gana algunos kilos de más. Esta vuelta al ejercicio físico no se debe realizar sin precauciones. Tanto si una persona es sedentaria y se ha trazado como objetivo para el año comenzar a practicarlo, como si es deportista y, tras un periodo de inactividad, se ha empeñado en volver a ejercitar los músculos, es importante realizar una prueba de esfuerzo y una  evaluación predeportiva del estado físico.

Algunos gimnasios las ofrecen a sus clientes y, en caso de que no sea así, las personas interesadas pueden solicitar el asesoramiento de su médico. Pero, ¿por qué una prueba de esfuerzo? Según la Sociedad Española de Cardiología (SEC), cada año ocurren en España en torno a 200  muertes súbitas. El 90% de ellas se deben a causas cardiovasculares, es decir, a anomalías congénitas no diagnosticadas y silentes, arritmias y otras dolencias cardiacas que no se han detectado.

Para qué sirve la prueba de esfuerzo

La prueba de esfuerzo sirve para averiguar cómo se debe practicar cualquier deporte de forma saludable

La prueba de esfuerzo permite evaluar la respuesta del organismo durante el ejercicio. “Con esta prueba se puede conocer el estado de salud y llegar a prevenir posibles enfermedades cardiovasculares, incluso dolores musculares y errores en el entrenamiento o práctica del ejercicio”, informa Joan Josep Barriach, especialista en Medicina del Deporte, de Tarragona.

Es una prueba muy útil para averiguar cómo se debe practicar cualquier deporte de forma saludable o, lo que es lo mismo, adaptándolo a las características de cada persona, según su capacidad, que es genética e individual. Una vez realizada, se puede planificar un programa de ejercicios con objetivos individualizados, según el estado de salud y aptitud física. La utilidad de la prueba es múltiple:

  • Identificar a los deportistas con riesgo.
  • Recomendar el programa de ejercicios más adecuado.
  • Mejorar el rendimiento físico.
  • Incrementar la salud de la persona que practica deporte.
  • Planificar la intensidad y el tipo de ejercicio que más le convenga.

Antes de realizar la prueba de esfuerzo, se valoran distintos aspectos, como enfermedades previas, de las cuales se efectúa un historial; los hábitos alimentarios para evaluar si son adecuados; y, mediante la exploración física, se valora el estado del aparato locomotor, la fuerza y la flexibilidad.

 

Prueba de esfuerzo: deporte con seguridad

Antes de la prueba se valoran enfermedades previas, hábitos alimentarios y el estado del aparato locomotor, la fuerza y la flexibilidad

La prueba de esfuerzo permite a la persona practicar deporte de forma segura. Pero para que así sea, toda prueba de esfuerzo debe hacerse respetando ciertas normas de seguridad: debe efectuarla personal médico cualificado y competente, en un local adaptado, con un equipo en perfecto estado de funcionamiento y correctamente calibrado y verificado.

La prueba está indicada para cualquier persona, desde la sedentaria, hasta la que practica deporte de forma regular, de cualquier edad y condición. Ahora bien, a aquellas personas que entrenan de forma habitual con una planificación, la prueba de esfuerzo les indicará las frecuencias cardiacas a las que deben efectuar las distintas fases del entrenamiento. Es decir, sabrán a qué frecuencias cardiacas o pulso deben realizar los rodajes lentos, los rápidos, las repeticiones largas o las cortas, entre otros ejercicios.

Por el contrario, “si la persona que se hace la prueba de esfuerzo no ha practicado deporte en su vida, la información es aún más valiosa, pues gracias a ella va a conocer su estado de salud real, podrá prevenir enfermedades y le marcará las pautas que debe seguir para realizar deporte sin riesgos”.

Prueba de esfuerzo: parámetros

Las pruebas de esfuerzo pueden realizarse en diversos equipamientos. Los más utilizados son el tapiz rodante y la bicicleta ergométrica.

En el procedimiento de la prueba pueden emplearse diferentes protocolos. En los deportistas, los más recomendables son los que suponen incrementos progresivos de la carga de trabajo, con un análisis directo del consumo de oxígeno y niveles máximos de esfuerzo.

En cuanto a los parámetros que se evalúan en la prueba de esfuerzo, las recomendaciones de la SEC establecen que es imprescindible realizar un electrocardiograma (ECG) antes de la prueba, durante el ejercicio y, al menos, durante tres o cinco minutos en el periodo de recuperación. En las pruebas de esfuerzo a deportistas, el análisis directo de gases inspirados y espirados (la medición del oxígeno consumido y el dióxido de carbono eliminado) permite hacer una determinación exacta del consumo máximo de oxígeno y detectar de manera precisa sus umbrales aeróbico y anaeróbico.

Los umbrales aeróbico y anaeróbico establece la intensidad idónea de los entrenamientos aeróbicos (rodajes) y anaeróbicos (como series de pesas), para optimizar el rendimiento del deportista y recomendar ritmos de competición.