¿Has tenido alguna vez una contractura muscular?

Hoy queremos explicar una de las lesiones más frecuentes que vemos en nuestra consulta: La contractura muscular.

En primer lugar:
¿QUÉ  es una contractura muscular?

Una contractura es una contracción involuntaria, duradera o permanente, de uno o más grupos musculares. Puede aparecer al realizar un esfuerzo y entre los síntomas más frecuentes encontramos el abultamiento o inflamación de la zona, dolor y alteración del funcionamiento normal del músculo.

Una contractura no es una lesión grave, pero si molesta y que nos puede impedir realizar determinados gestos con normalidad y sin dolor, por lo que conviene saber identificarlas,  seguir unas sencillas pautas para minimizar sus efectos y ponerse en manos de un especialista en fisioterapia  para tratarlas.

¿CAUSAS mas frecuentes de la contractura muscular?

    1. La causa mas común, y por eso la primera, realizar una actividad continuada con una postura inadecuada durante largo periodo de tiempo.                               Por eso en determinadas profesiones que se trabaja más con un músculo se contractura siempre el mismo músculo. Por ejemplo una modista se contractura con frecuencia el cuello por la postura en la que trabaja.
    2. El stress emocional, también llamado somatización emocional , causado por ansiedad, tensión y angustia …provocando reacciones que  afectan al sistema nervioso, causando rigidez y tensión muscular.
    3. Realización de una actividad inapropiada en intensidad o en su función .            Así, cuando en el gimnasio cogemos más peso del debido pueden aparecer contracturas. O cuando sin coger tanto peso, realizamos un esfuerzo mantenido en el tiempo,como es el caso de una mala colocación en la bici de spinning.                                                                                                                                                                   Las contraturas pueden aparecer en el momento en el que estamos realizando el ejercicio o después.
    4. Deshidratación, sin darnos cuenta no hidratamos al cuerpo adecuadamente provocando falta de magnesio y potasio. Las células musculares necesitan agua, glucosa, sodio, potasio y magnesio.

PREVENCIÓN ¿Qué podemos hacer para evitar la contractura muscular?

  1. Realizar estiramientos de los músculos. Si estamos mucho tiempo sentado, levantarnos  y estirar piernas y espalda.
  2. Otra forma de prevenir la contractura muscular es realizar ejercicios de calentamiento.                                                                                                                                    Un buen calentamiento  prepara al músculo antes de realizar el esfuerzo.                     Una programación progresiva en intensidad de las cargas también ayudará, de menos a más , es el principio de intensidad
  3. Un buen trabajo de flexibilidad mejora la distensión del músculo y facilita su recuperación tras el entrenamiento.

¿TRATAMIENTO de  contractura muscular?

Una vez que tenemos una contractura no queda más remedio que tratarla. No es conveniente tratar una contractura por sí mismo con masajes inapropiados o fármacos aconsejados, lo mejor es ir al médico o fisioterapeuta para que vea de qué tipo de contractura se trata y cuál es el mejor método para su tratamiento, entre los cuales se encontrarán:

  •  Masoterapia en la zona afectada.

El masaje provocará un aumento del flujo sanguíneo que mejora la recuperación de tejidos y limpieza de metabolitos además de propiciar una relajación del músculo, reduciendo la tensión y por tanto el dolor.                                                                                                                           Los masajes deben de darse por personal cualificado, sino la contractura irá a peor.

  • Infrarrojo (calor local).

La luz infrarroja es altamente efectiva para calmar el dolor producido por la contractura muscular y desinflamar la zona. La luz emite un calor seco, esto produce la dilatación de los vasos sanguíneos y un mayor flujo de la sangre en la zona dolorida.

  • La punción seca.

Consiste en una punción del músculo con una aguja estéril similar a las que se utilizan en acupuntura. Permite quitar los puntos gatillo o contracturas en la musculatura tensa y rígida.La punción seca está especialmente indicada en pacientes con dolencias musculares rebeldes, deportistas con dolor que buscan una solución rápida o a pacientes que no se benefician de tratamientos estándar.

  • Ultrasonidos.Trata las lesiones por medio de la electricidad.

Los principales efectos son: Anti-inflamatorio, Analgésico, Mejora del trofismo, Térmico, en el caso de electroterapia de alta frecuencia,f ortalecimiento muscular, mejora transporte de medicamentos, disminución de edema, control de dolor, Mejora sanación de heridas

  • Kinesiotape.

Consiste en una cinta elásticas de algodón con adhesivo acrilico, que se aplican en la zona de dolor o inflamación aguda  y ayudan a mejorar la contracción del músculo debilitado. Tambien  ayudan  a la redución de la inflamación , mejora la circulación y contribuye a aliviar el dolor.

  • EPI (Electrólisis percutánea insular).

Es un tratamiento fisioterápico de aplicación local, focal y guiado por un ecógrafo, y lo  que se busca es una lisis del tejido diana, para producir una respuesta inflamatoria que nos ayude a reparar la zona dañada, además de conseguir un efecto analgésico y vascular de la zona. Consiguiendo una recuperación más efectiva, con menor riesgo de recaídas, e incluso, en algunos casos acortando considerablemente el tiempo de recuperación, si lo comparamos con otras técnicas más conservadoras.

  • Magnetoterapia.

El uso de imanes y campos magnéticos en el organismo ayuda a relajar el músculo actuando sobre la fibra tanto estriada como lisa. Es un relajante cuasi natural, quitando contracturas y provocando un efecto antiespasmódico. Por eso, no es raro ver su uso combinado con otras técnicas como la milenaria acupuntura.

  • Acupuntura.

La acupuntura está incrementando su popularidad dentro de la medicina alternativa gracias a los grandes resultados que ofrece en el tratamiento de las contracturas musculares. Se suele combinar con otras tecnicas como la masoterapia.

  • Miorelajantes y antiinflamatorios

Ciertos fármacos logran relajar la musculatura y reducir la contracción. Se suelen utilizar sobre todo en los casos en los que el dolor es muy acusado. Siempre deben de estar prescritos por tú médico.

  • Los estiramientos y la actividad ligera en el agua son aconsejables trás la fase aguda de la contracción.

En Masvitae contamos con tecnología y profesionales para tratar las contracturas con todas las técnicas citadas. Aunque no olviden que la prevención es la mejor terapia.Cuídense!!

Anuncios